General Options Select Language:
Login Username:
Password:

Preguntas Frecuentes Sobre un Lenguaje Auxiliar Mundial

Es importante que quien lea este archivo considere que el original fue escrito en inglés. Esta traducción se encuentra incompleta y está en construcción, está siendo realizada por un nativo y residente de Chile, a quien puede contactar a través de nuestro formulario de contacto, indicando que el mensaje va dirigido a Soulice Pentalis Orión. Toda la porción que aún no ha sido traducida de este documento, se encuentra en inglés, y será reemplazada en cuanto sea traducida.

En la sección en inglés existen enlaces para llegar a cada parte del documento, la versión en español todavía no los tiene, pero serán agregados cuanto antes. De todas maneras, eso no impide que el documento pueda ser leído normalmente sin usar dichos enlaces (que no son más que accesos directos a ciertos puntos de este documento).

El 8 de Diciembre del 2003, esta página fué actualizada. No se agregó más contenido, pero se corrigió todo el ya existente. Si usted leyó algún párrafo que le pareció mal traducido, por favor revise si este no fué ya corregido.


Preguntas Básicas (ver también sección sobre Debate acerca de la Forma que un Lenguaje Mundial Debería Tomar)

¿Cual es la Situación?

Desde que existe una barrera idiomática, individuos han sido enajenados, entristecidos o frustrados por ser incapaces de descubrir los misterios guardados en la mente de sus compañeros ciudadanos globales, o poder revelar los propios. Esta mutua desinteligibilidad, a pesar de ser perturbadora, tal vez ha contribuido a permitir la evolución de una rica diversidad de pensamientos que se nos ha hecho posible –y necesario– revelar, para nuestra ventaja colectiva. Tecnologías de comunicación y transportación, tratados militares y ambientales, salud social, crisis económicas, y muchos otros acontecimientos, nos han forzado a juntarnos, listos o no, queramos o no, en nuestra economía, gobierno, ciencia, arte y religiones, y han penetrando en nuestros vecindarios y familias. Sin embargo, permanecemos incapaces de tranzar adecuadamente con los desafíos y posibilidades ante nosotros dada la falta de un lenguaje común.



¿Cual es la Solución?

Es ahora evidente que la humanidad como un todo está en una severa necesidad de un lenguaje auxiliar mundial común –un lenguaje que, ya sea inventado o elegido entre los lenguajes ya existentes del mundo, sea seleccionado a través de un proceso global representativo y democrático, que incluya expertos en varias disciplinas (p.ej: política, medios, educación, lingüistas, economía, ciencias sociales, etc) y que lleguen a una decisión que incluya a todos los países. Ese lenguaje, una vez elegido, sería universalmente requerido y enseñado, junto con el lenguaje nativo del país, comenzando en la escuela primaria, en todos los países del mundo y promovido como un medio universal de comunicación.

El mundo se está haciendo “más pequeño” y nosotros ciertamente somos interdependientes, justo como una familia. Y tal como una familia no podría funcionar bien sin un lenguaje común compartido entre sus miembros, así también ocurre con nuestro mundo como un todo.

(Nota: la solución propuesta llama a la elección e instrucción en un lenguaje en forma hablada tanto como escrita. Si sólo una de ambas fuera elegida, los muchos beneficios que podrían obtenerse serían también severamente limitados. Claramente, ambos, un lenguaje hablado y una forma de escribirlo deben ser elegidos).


Costos y Beneficios


(ver también la Apelación Emocional más abajo)

Las ventajas serían vastas, entre ellas tendríamos:

1.-Facilitar la integración social (ver también sección sobre Niños)

2.-Eliminar costos, retrasos, y mal interpretaciones asociadas con la traducción y con el aprendizaje/enseñanza para individuos, organizaciones, negocios y gobiernos (ver más abajo para más acerca de esto).

3.-Ser ventajosa para viajeros y emigrantes.

4.-Facilitar el desarrollo científico y el acceso de las personas más pobres a la educación.

5.-Permitir el intercambio de herencias culturales, espirituales y artísticas de varias personas a una audiencia mundial.

6.-Promover paz y entendimiento a través del término de la intervención de recelosos e intermediarios, causada por nuestra actual falta de un lenguaje común.

La pregunta que deberíamos hacer en cambio es, si es que existe algún campo del desarrollo humano que NO sería beneficiado por un lenguaje auxiliar universal (y que actualmente no esté siendo obstaculizado por su ausencia).

(Algunos incluso podrían argumentar—particularmente en el caso de un lenguaje inventado—que la elección de tal lenguaje podría también eliminar los prejuicios de género implícitos en el lenguaje, que tal lenguaje podría ser aprendido y expresado más eficientemente, e incluso algunos afirman que tal lenguaje podría ayudar a la gente a pensar mejor y/o más rápido (algunas personas que se han dedicado a investigar la influencia del lenguaje sobre el pensamiento, afirman que el pensamiento está determinado por el lenguaje pues, pensamos con él)).


Elaboración sobre los Beneficios de Evitar la Traducción y la Aprendizaje/Enseñanza de Lenguajes

Continuando el segundo punto de arriba acerca de los costos de traducción y aprendizaje/enseñanza de lenguajes, podemos ver que estos se deben en gran medida a la ausencia de un lenguaje auxiliar universal. Por servicios de traducción, máquinas de traducción o software, costos extra de impresión, empleo de profesores especialistas y consultantes, etc, la sociedad paga un costo enorme, y esta ausencia es también un impedimento para el libre intercambio—el libre intercambio de bienes como también de ideas.

Además, la traducción implica inconvenientes gastos de tiempo e inexactitudes (que toman tiempo en resolverse—y que también pueden causar daño emocional e incluso amenazar la vida).


Elaboración sobre Beneficios a la Paz y a los Ideales Democráticos al Evitar Intermediarios.


Un lenguaje universal podría ayudar a consolidar la búsqueda tras la comunicación facilitada y la unidad mundial (saltándose los intermediarios que deliberadamente o inconscientemente alimentan la desconfianza entre naciones o grupos de lenguaje, y eliminando barreras naturales que conducen a la desconfianza y malos entendidos).

Una herramienta frecuente de los regímenes totalitarios es censurar las ideas de los otros (e incluso tergiversar sus palabras). Esto se volvería mucho más difícil si el acceso a un lenguaje común con el resto del mundo emergiera para todas esas personas (y cualquier nación que no firmara ese tratado para un lenguaje universal sería sin embargo cada vez más presionada internamente para educar a sus ciudadanos en ese lenguaje, y sentirían cada vez más la necesidad de dar a sus ciudadanos acceso a este lenguaje por razones de desarrollo económico).

No obstante, las desventajas por la ausencia de un lenguaje común no están sólo limitadas a los regímenes totalitarios, ya que las personas inevitablemente desarrollan prejuicios de aquellos a quienes no entienden (y no pueden entender dada la ausencia de un lenguaje común).

Sólo piense en una identidad nacionalista. El lenguaje generalmente supera a la nacionalidad (e incluso a veces a la raza) en términos de identidad. ¿Cuánto podrían o efectivamente se identifican los hablantes con sus ancestros culturales nativos o nacionales, si ellos por ejemplo, no hablan su idioma?; ¿Y cuánto se identifican esos mismos hablantes con aquellos que no hablan su lenguaje?. Esto no es para decir que es malo identificarse con la gente del origen nacional propio si ellos tienen otro lenguaje, al contrario, pero la idea es usada aquí como un ejemplo para mostrar que si nosotros tuviéramos un lenguaje mundial en el que todos pudiéramos comunicarnos, ¿Cuánto disminuirían los excesivos apegos a la identidad nacional en comparación con una a nivel mundial?.

Aunque hay cierta plenitud de conflictos entre naciones y personas que comparten el mismo lenguaje (p.ej: hermanos peleándose entre ellos, o los propios conflictos entre países Latinoamericanos), también debería notarse que muchas de las alianzas mundiales ocurren mayoritariamente entre aquellos que comparten un lenguaje común. Considere, por ejemplo, cuánto más fácil sería identificarse con la gente de otro país si uno compartiera un lenguaje con ellos. Es más probable que la cultura de uno ya haya sido influenciada e intercambiada con aquellas culturas.



¿Quién se Beneficiaría de esta Decisión?

Todos

Un lenguaje auxiliar mundial sería beneficioso (como se describe arriba) para todos los habitantes de la Tierra. Todo el mundo podría disfrutar, tras un tiempo, de la habilidad para leer, escribir, hablar y escuchar libremente a otra persona con quien pueda encontrarse, sin requerir ningún intermediario traduciendo.

Esta es una oportunidad muy especial—una que nunca ha existido a esta escala en la historia de la humanidad.

Estamos en la era de las comunicaciones. Desde cualquier lugar del mundo podemos acceder a información científica, artística, histórica, noticias, etcétera; publicar, conocer y compartir opiniones, ideas y sentimientos, con personas y entidades a lo largo de todo el mundo, por medio de Internet, televisión, radio, revistas, libros y otros medios de comunicación. Ahora que la tecnología hace posible para un sinnúmero de personas el tener acceso técnico a esas fuentes de información, ¿Por qué tenemos que tardar en llevar a cabo la solución que permitirá a las futuras generaciones tener las facilidades lingüísticas necesarias para hacer uso de tales logros tecnológicos?.


Los Pobres

Como beneficio para los miembros más pobres de nuestra comunidad global, las desigualdades económicas que aún continúan existiendo debido a la falta de un acceso equitativo para todos a un lenguaje ventajoso económicamente (y todos aquellos en una posición como esa son también más propensos a vivir con menos acceso a otros recursos y oportunidades) serían niveladas por la elección de un lenguaje auxiliar mundial (particularmente debido a que tal acceso lingüístico podría mejorar su habilidad para tomar ventaja de los recursos tecnológicos ahora disponibles para educación a distancia, etc).

Todos tendrían la oportunidad de aprender en su infancia –cuando es mucho más fácil– un lenguaje más global, y podrían beneficiarse de aquel acceso directo a los recursos económicos, científicos y otros que ya estarían (o estarán) codificados en aquel lenguaje.

Podría argumentarse que un lenguaje inventado podría crear un campo de juego más nivelado (dado que ninguna nación tendría la ventaja de conocerlo previamente), y si fuera fácil de aprender, los pobres particularmente podrían ganar un acceso facilitado. Sin embargo, también podría argumentarse que la elección de un lenguaje que ya exista podría al menos permitir a todos esos pobres que hablan el lenguaje, comenzar adelantados (y que otros podrían alcanzarlos finalmente), particularmente si se eligiera uno de los idiomas que incluyen grandes masas de gente (incluyendo a los pobres del mundo) como el Chino o el Hindú.

Incluso no-nativos podrían preferir un lenguaje existente que no fuera el suyo, dado que su país podría ya tener en su lugar los mecanismos para educar en ese lenguaje.

En cualquier caso, esos factores son todos consideraciones que el cuerpo representativo mundial ciertamente necesitará tomar en consideración. Pero cualquiera sea el lenguaje o tipo de lenguaje que finalmente se elija, la elección llevaría a la nivelación de las oportunidades para los pobres al darles un mayor acceso a todos a un lenguaje económicamente ventajoso.


Aquellos Percibiendo una Falta de Integración de Parte de los Inmigrantes.

Muchas personas—particularmente en países económicamente desarrollados—se quejan de los fracasos percibidos en los inmigrantes para aprender el lenguaje del país al que han emigrado. Aunque esta percepción es a menudo infundada, sin duda es cierta la importancia de que todos los ciudadanos aprendan a hablar un lenguaje común para la cohesión social.

Sin embargo, puesto que la elección sería una decisión global democrática (y no simplemente a una pobre escala nacional limitada), el lenguaje elegido pertenecería a la gente de todo el mundo. Los nativos se motivarían a hacer sus propias acomodaciones aprendiendo el lenguaje global (particularmente si el lenguaje fuera inventado)—así mostrarían buena voluntad hacia los inmigrantes también enfrentados a aprender ese lenguaje.

Pero el resultado sería, sea cual sea la elección, un lenguaje común para los miembros de la sociedad.


Aquellos Preocupados por los Inmigrantes (Ver también la sección Padres e Hijos)

Los inmigrantes frecuentemente enfrentan la estresante experiencia de no sólo tener que adaptarse a una cultura considerablemente diferente, sino también de luchar para aprender un nuevo lenguaje—ya sea pasada su edad primaria para aprender lenguajes, o cuando ellos son niños enfrentados a las demandas de adquirir grandes cantidades de conocimiento. Por otra parte, en adición a la lucha de continuar aprendiendo el lenguaje (normalmente sumada a la de llevar a cuestas un trabajo cuya dificultad aumenta por el hecho de que ellos no tienen la competencia en el lenguaje necesaria para el trabajo), ellos deben enfrentar dificultades en la vida diaria tales como consultar al médico, ir de compras, visitar a sus vecinos, etc.


Aprendices de Lenguaje Post-Adolescentes

Universitarios y otros adultos más viejos deben ambos esforzarse actualmente por aprender el lenguaje dominante en el mercado de la actualidad (incluyendo especialmente a aquellos en países más pobres sin acceso facilitado a los lenguajes del mercado, que deben gastar tiempo valioso, dinero, y esfuerzo en ganarse aquel acceso).

Un lenguaje auxiliar mundial siendo enseñado en todas las escuelas del mundo, aseguraría que las futuras generaciones de estudiantes no serán forzados innecesariamente a heredar la inoportuna necesidad de aprender un nuevo lenguaje cuando ya han pasado la primera edad, en que la adquisición del lenguaje es casi automática—a veces en la adolescencia o pre-adolescencia.



Padres e Hijos

El problema de no tener semejante lenguaje universal ya se siente agudamente en las escuelas a través del mundo, donde estudiantes inmigrantes y padres son dejados en el olvido, sin la posibilidad de aprender el lenguaje nativo (como el Inglés) lo suficientemente rápido; especialmente al ritmo requerido en la sociedad moderna, donde la necesidad de alfabetización en el trabajo es mucho mayor de lo que solía ser.

Un lenguaje auxiliar universal aseguraría que futuras generaciones de estudiantes no sean forzados innecesariamente a adaptarse a un ambiente social indebidamente exigente, en que ellos no podrán entender o comunicar incluso necesidades básicas por un tiempo, y en que sus padres estarán propensos a ser obstaculizados en su capacidad de ayudar a sus hijos académica o socialmente.

También, hay cargas puestas sobre el flujo de estudiantes por inmigración en la ausencia de aquel lenguaje universal—a pesar de lo necesario que es acomodar a los inmigrantes. Recursos son retirados de su educación, no sólo recursos financieros, sino también los recursos humanos de los profesores principales quienes deben buscar acomodar a los estudiantes inmigrados. Ellos no son como estudiantes de Educación Diferencial (aunque estos también deberían ser acomodados), ya que hay menos de una oportunidad de prevenir que exista la necesidad de Educación Diferencial; mientras que cuando se elija un lenguaje universal, la necesidad completa de los inmigrantes de tomar clases en otro lenguaje y separados de los otros, o instrucción bilingüe separada (al menos en todas las asignaturas) finalmente desaparecería.


Escuelas (Ver también la sección Padres e Hijos)

El sistema escolar como un todo se ve cada vez más enfrentado con gastos de recursos de tiempo, dinero y atención en acomodar una diversidad lingüística en constante crecimiento. Usualmente los aportes que inmigrantes (y estudiantes nativos de minorías lingüísticas) hacen (y reciben) compensan por mucho los sacrificios, pero difícilmente tendría que haber un sacrificio en el futuro, si las naciones del mundo accedieran a favor de un lenguaje auxiliar mundial de manera que futuras generaciones de emigrantes no enfrentaran el mismo grado de exigencia al moverse a un ambiente diferente (ni tampoco esas instituciones que admirablemente los reciben).

También se volvería más fácil para las escuelas encontrar profesores, puesto que no necesitarían encontrar profesores bilingües calificados en conocer diferentes lenguajes—ya que el único profesor bilingüe que ellos necesitarían finalmente sería uno competente en el lenguaje universal que pudiera enseñar a los inmigrantes el lenguaje nativo del país—y puesto que todos estarían aprendiendo el lenguaje universal, dichos profesores no serían difíciles de encontrar.



Instituciones

Un gran número de instituciones diplomáticas, culturales, científicas y de negocios deben enfocar enormes cantidades de tiempo, dinero y esfuerzo en interpretar, a menudo imperfectamente y con repercusiones negativas, traducciones para sus benefactores. Un lenguaje auxiliar universal haría esta interpretación innecesaria.



Instituciones Nacionales, Regionales e Internacionales

Hay instituciones nacionales, regionales e internacionales también comprometidas en un gran problema de traducción—si estas instituciones son responsables por políticas, diplomacia, comercio, etc., esas traducciones serían finalmente innecesarias ya que la gente comenzaría a aceptar y usar el lenguaje universal auxiliar instituido.

Es realmente necesaria una lengua franca para varios foros regionales e internacionales. Las Naciones Unidas, por ejemplo, están significativamente cargadas de costos de traducción de texto y diálogo, así como por la posibilidad de tener que traducir a todavía más que sus seis idiomas oficiales actuales (según si otros países también presionan por este privilegio). Su elección de un lenguaje oficial—por métodos representativos—haría esto innecesario.

Dicho foro internacional podría incluso establecer un gran precedente hacia la adopción final de un lenguaje auxiliar universal por las naciones del mundo, haciendo investigaciones para establecer un lenguaje universal provisional para su propio foro.

Esos costos enfrentados por instituciones nacionales, regionales e internacionales en última instancia, conllevan un costo a los contribuyentes, pues esos recursos de traducción en su lugar podrían utilizarse para propósitos más productivos si se eligiera un lenguaje oficial.



Científicos

Científicos, tanto en el campo técnico como de las ciencias sociales, se beneficiarían mucho al tener acceso inmediato al conocimiento de todos los habitantes del mundo. Ellos también se beneficiarían siendo posible que compartan sus propias ideas a una audiencia más amplia.



Artistas

Aunque los artistas continuarían pudiendo expresar sus artes en su lenguaje nativo, también tendrían acceso a una mayor audiencia usando el lenguaje internacional (una audiencia mucho mayor que la que podría obtenerse aprendiendo uno o incluso varios otros lenguajes extranjeros no-oficiales).

Por supuesto, los artistas también podrían obtener inspiración para sus artes al tener mayor acceso a los pensamientos y cultura de sus compañeros ciudadanos del mundo.



Adherentes de Credos, Filosofías, Movimientos, Religiones, Invenciones, etc. Que Deseen Poder Explicar, Justificar o Compartir sus Creencias con Otros

Si usted tiene realmente una buena idea, seguramente sería más fácil de difundir si sus palabras fueran comprendidas por la mayor audiencia posible. De otras maneras sus palabras podrían no ser entendidas en la ausencia de traductores (quienes podrían acarrear costos), e incluso entonces, no podría estar seguro de que la idea completa haya sido debidamente traducida.



Apelación Artística/Emocional (ver también sección sobre Objeción a Cualquier Capacidad Mayor para Comunicarse con Otros que un Lenguaje Auxiliar Mundial podría Traer)

Aunque virtualmente todos los argumentos podrían ser considerados aprobables por la emoción, hay ciertos argumentos que en particular podrían tocar un acorde afectivo.

¡Cómo quisiera poder hablarle a tu corazón!

Si nosotros creemos que el mundo es una familia y debiera volverse una familia más unida, ¿Cómo podríamos soportar el no poder entender a los miembros de nuestra propia querida familia y beneficiarnos de sus ideas, y tampoco poder compartir ideas que pudieran hacerle un bien a ellos?. Justo como la igualdad racial, igualdad de hombres y mujeres, eliminación de extremos de riqueza y pobreza, y la educación universal asegurarían la mayor disponibilidad de vastos recursos creativos y productivos al mundo, así también un lenguaje universal traería semejantes oportunidades para el libre intercambio de ideas, información, sentimientos, expresión artística y creencias al mundo entero.

Innumerables canciones y poemas expresan (deliberadamente o por coincidencia) la necesidad de un lenguaje común.

Aunque ya es lo suficientemente difícil expresar pensamientos y sentimientos usando nuestro propio lenguaje nativo (aunque esta es obviamente nuestra meta), no poder comunicarse y compartir alegrías, gustos, penas y aspiraciones con todos los diferentes contextos lingüísticos seguramente es aún más angustiante para aquellos que claman por un amor universal.

Incluso (o quizás especialmente) los NIÑOS son capaces de comprender la absoluta lógica y necesidad para semejante decisión y esforzarse por ser considerados a favor de su logro.

Quizás el mayor beneficio de un lenguaje mundial no es el conocimiento que sabemos que traerá, sino el conocimiento, ideas y entendimiento que desconocemos que traerá.

Contribuiría a llenar el vacío existente en nuestras discusiones y juicios sobre la realidad (ya sea en nuestra literatura, noticias, etc). Cuan poco, por ejemplo, los Orientales y Occidentales nos entendemos los unos a los otros—y cuánto podríamos beneficiarnos de un mejor entendimiento.

Otra apelación emocional (pertinente a esta campaña específicamente) se relaciona a la calidad estética de usar el medio del lenguaje para expresar por sí mismo el deseo de un lenguaje mundial (pasando la idea a través del lenguaje). Esto es, que un lenguaje universal sea también confirmado por una participación universal en su establecimiento. También, el método de participación democrática y uso de la persuasión amistosa en expandir la idea auguraría también las esperanzas de que el lenguaje por sí mismo fomente paz y comprensión.



Beneficios de los Métodos Específicos de esta Campaña

Justo como es demasiado pedir a un país que se desarme a sí mismo mientras otros no lo han hecho, es difícil esperar que algunos individuos acepten aprender un potencial candidato para lenguaje universal como el Esperanto cuando aún no ha sido elegido como un lenguaje oficial. Lo importante entonces no es trabajar por tratados y protocolos parciales, sino trabajar por un “desarme” global o, en este caso, un desarme lingüístico universal (p.ej., haciendo una decisión oficial global). Por supuesto esos ejemplos no son lo mismo, y hay méritos actualmente por aprender lenguajes como el Esperanto (incluyendo el avanzar en la idea que estamos proponiendo, aunque con un enfoque hacia un lenguaje inventado).

Sin embargo, tenemos que llegar al punto donde las fuerzas apoyando un lenguaje internacional no provengan de la sola fuerza del mercado (la que es claramente insuficiente [al menos por sí sola] para consolidarse universalmente a sí misma) ni de la sola iniciativa de individuos (como esperar que todos tomen el gran esfuerzo de aprender Esperanto por sí mismos con la vaga esperanza de que este PODRÍA convertirse en un lenguaje internacional), sino que deben incluir una consolidación política global de un lenguaje particular (como varias naciones han demostrado su éxito en consolidar un lenguaje local como el lenguaje nacional oficial; p.ej. China).

Para llegar a este punto, debemos difundir la idea (y estudiar lenguajes no es necesario para que todos tomen parte en esto) y acumular un momentum público para instar a nuestros líderes a dar los pasos para reunirse con otros líderes mundiales en la toma de aquella decisión—basados en los consejos de académicos eminentes en varias disciplinas.

También, este método nos ayudaría a conseguir aquella decisión lo más rápido posible. Esto es particularmente necesario, no sólo para obtener los beneficios aquí descritos, sino también porque si dejamos que el tiempo pase, habrá más información acumulándose que después necesitaremos traducir, sumándose a las dificultades que ya tendremos si otro lenguaje distinto al que estamos usando actualmente se eligiera. También, mientras más esperemos, más recursos gastaremos en aprendizaje de lenguas en lugar de otros propósitos más productivos.



(Potenciales) Costos y Preocupaciones

Pérdida de Trabajos en Algunos Sectores y/o Relocalización de Trabajadores...

...Debido a una Menor Necesidad de Profesiones de Lenguaje

Algunos que están en la profesión del lenguaje—traduciendo, enseñando, etc—podrían temer que su medio de subsistencia esté puesto en peligro.

Lo importante a considerar es que mientras sus profesiones podrían estar en peligro a largo plazo (puesto que la necesidad de sus importantes profesiones sería eliminada), la implementación de un programa de lenguaje universal ocurriría en un periodo tan extendido que aquellos que ya estén en la profesión no necesitarían temer la pérdida de su medio de subsistencia (y las futuras generaciones estarían enteradas a tiempo de la necesidad de ajustar sus carreras si es necesario).

También podría precisarse que aunque la necesidad de instrucción y traducción en otros lenguajes extranjeros, después de la elección de un lenguaje universal, indudablemente decrecería (lo que es bueno para la sociedad ya que se liberarían recursos para otros propósitos), inevitablemente quedaría alguna necesidad de esas profesiones, ya que la gente en algunos casos querría seguir teniendo acceso a esos lenguajes, seguramente para continuar usándolos en las situaciones íntimas del día a día (si no en el comercio, artículos científicos, etc). Además, si se elige un lenguaje que no sea la actual lengua franca dominante (ej: Inglés), entonces la traducción e instrucción en el lenguaje ciertamente también necesitaría continuar por un tiempo en la lengua franca (si es diferente que el lenguaje nativo de la nación).

Sin embargo, a pesar de todas esas posibilidades de estudio adicional de idiomas, la NECESIDAD de aprender lenguajes adicionales sería finalmente eliminada.

En el improbable caso de que se pierdan trabajos, los respectivos gobiernos (quizás ayudados por la comunidad internacional) podrían incluso compensar o reentrenar a aquellos perdiendo aquellos trabajos. Los potenciales beneficios económicos a los respectivos países superarían cualquier oposición a compensar a tales individuos.

Sin embargo, otra vez, es altamente improbable que cualquier implementación ocurra sin dar el tiempo suficiente a postulantes a profesor, traductor, etc. para cambiar sus elecciones profesionales si fuese necesario. Profesores, traductores, etc. más viejos seguramente no alcanzarán a ver la raíz firme del lenguaje (ya sea en la implementación en escuelas o en el futuro distante más probable cuando el idioma sea viable para su uso masivo) en su época si la elección fuera un lenguaje inventado, y la situación no cambiaría mucho en la mayoría de los casos si el lenguaje fuera un idioma dominante como el Inglés.

Es la eliminación del rol intermediario lo que se desea, no la eliminación del bienestar de las actuales personas intermediarias.


...Debido a una Inmigración Incrementada (y Drenado de Cerebros)

Los trabajadores en países económicamente fuertes podrían estar preocupados de que, como resultado de más personas en el extranjero teniendo una mayor habilidad para adquirir competencia en un lenguaje de uso doméstico, más inmigrantes podrían entrar a sus países y competir con sus propios trabajos. Al igual que en países económicamente débiles podrían estar preocupados de que verían una salida de sus trabajadores más calificados a los países más ricos (Drenado de Cerebros).

Debería precisarse de que incluso si esto causara que una nación incrementara su inmigración, las oportunidades para emigrar también serían mayores.

Sumándose al hecho de que una mayor competencia es finalmente algo bueno, como lo es mezclar personas con sus diferentes culturas, conocimiento y herencia; podrían y sin duda serían tomadas medidas para asegurarse de que suficientes recursos sean localizados por la comunidad internacional para prevenir grandes desequilibrios en el flujo internacional de recursos humanos (por ejemplo, adhiriendo incentivos financieros a los trabajadores para quedarse, o para emigrar a países más pobres).



Cargas Adheridas a Grupos de Minorías Lingüísticas

Para culturas donde se desea la instrucción en ambos, un lenguaje nacional y uno local, la adopción de un lenguaje auxiliar universal obviamente podría adherir una carga extra por la necesidad de aprender otro lenguaje más.

No obstante, algunas minorías lingüísticas posiblemente podrían descartar la instrucción en su idioma nativo, o, si la preservación del lenguaje local es una prioridad, el aprendizaje del idioma nacional podría abandonarse si hay más lugares que incrementen su uso del idioma internacional. Si se considerara necesario continuar con esos tres lenguajes, entonces esto podría ser hecho para dar a la minoría lingüística acceso a la herencia de su propia comunidad, a la de la nación de la que ellos forman parte, y a la de la comunidad global de la que ellos también forman parte.



Pérdida de Lenguajes Locales (e Incluso Nacionales) (véase la sección Diversidad)

Así como la existencia de idiomas nacionales oficiales pueden fomentar la pérdida final de lenguajes locales (aunque esto no ocurre excesivamente rápido donde son tomadas metodologías y actitudes apropiadas), así también será probable en el caso de un lenguaje internacional oficial.

No obstante, esta medida no—y no debería—ser implementada de una forma que la extinción ocurra tan rápidamente que la transmisión de su cultura no tenga tiempo de ser incorporada en el lenguaje internacional (y antes de que los lingüistas tengan una oportunidad de catalogar sus características). Esto en efecto sería una pérdida, generaciones se encontrarán a sí mismas incapaces de transmitir sus valiosos conocimientos, valores, cultura e innovaciones a las generaciones siguientes.

Sin embargo, si el programa es implementado de tal manera que se respeten los lenguajes nativos, esta extinción, si ocurre, no lo hará prematuramente. El concepto completo de permitir que la elección de un lenguaje internacional sea globalmente democrática reforzaría este respeto por los hablantes de lenguajes minoritarios, quizás particularmente si un lenguaje culturalmente neutral como el esperanto fuera elegido, en que todos se aproximarían al lenguaje internacional sobre una base equitativa con una opinión en su elección (contrariamente a situaciones nacionales donde minorías idiomáticas a veces no tienen opinión sobre la elección del lenguaje de su nación o no tienen la legitimidad de su lenguaje reconocida por ese proceso).

Por supuesto esta idea no impide a nadie de preservar su lenguaje, pero se admite que hay fuerzas en juego (con o sin un lenguaje internacional) que tienden en ocasiones hacia la pérdida de ciertos lenguajes.

Debería señalarse que aunque la evolución de un lenguaje a través del tiempo le permite encarnar la cultura, las culturas están siempre cambiando (como los lenguajes), así que preservarlos indefinidamente no tiene un valor intrínseco real. Dichos idiomas pueden mostrar a los lingüistas qué es posible con el lenguaje (aunque finalmente podría ser posible acertar en esto más certeramente a través de otros medios)—pero los lenguajes no necesitan vivir para poder hacer eso (mientras haya suficiente tiempo para catalogar sus características). Un lenguaje también puede mostrar los valores históricamente encarnados en la cultura de sus usuarios, pero otra vez, no es necesario que sea una lengua viva para hacer eso, excepto durante el periodo de tiempo en que se estén catalogando sus características.


Adición de Cargas a las Escuelas...

...en Países donde la Actual Lengua Franca Dominante se Enseña como Segundo Idioma (si el Lenguaje Universal Escogido no fuera el Mismo que esta Lengua Dominante)

Algunas complicaciones extra ocurrirían temporalmente en naciones que buscan educar a sus niños en un nuevo lenguaje mundial mientras siguen queriendo educar a su población al menos por un tiempo en la(s) lengua(s) franca(s) dominante(s) ya existente(s).

En cualquier caso, la necesidad de más de un lenguaje auxiliar (si es que existiera tal necesidad) finalmente sería eliminada (asumiendo que el acuerdo hecho por todas las naciones fuera uno sólido que las naciones no renieguen—como lo estamos abogando aquí).

Por otra parte, a medida que el lenguaje universal sea interiorizado por los niños (y se use en la sociedad general), su conocimiento se volverá más automático, y el su estudio explícito se volvería menos necesario (excepto tal vez para un poco de gramática escrita en literatura, etc), liberando así recursos para otros temas más intrínsecamente valiosos.

Sin embargo, a pesar de cualesquiera reservaciones como las descritas arriba, para que todos los países estén dispuestos a ir a la mesa de diálogo y aceptar enseñar un lenguaje internacional (al sentirlo suficientemente suyo), debemos permitir que la posibilidad para ser elegidos siga abierta a otros lenguajes diferentes (cualquiera sean las preferencias de los gobiernos individuales en aquella situación). El país tendría la oportunidad de expresar sus preferencias en aquel foro internacional en que se haga la decisión, y sus razones podrían ganar en la elección. Sin embargo, otra vez, la posibilidad de que un lenguaje diferente se escoja es una necesidad para la negociación (y algunos países podrían incluso estar a favor de un cambio como ese si el lenguaje universal fuera más fácil de aprender para las masas de su gente).


...en Países donde la Lengua Franca Dominante ya es el Lenguaje Nativo (p.ej., Inglés en el caso de Estados Unidos) y un Lenguaje Diferente Fuera elegido como Lenguaje Universal

En algún sentido, sería una carga admitida para las escuelas sin ninguna necesidad urgente de educar a todos sus ciudadanos en un segundo lenguaje (como en muchos países donde el Inglés es hablado nativamente) tener que hacerlo repentinamente.

Por supuesto esos países actualmente reconocen la necesidad de sus ciudadanos de tener conciencia de otras culturas a través del acceso a otros lenguajes (aunque la necesidad sería disminuida en términos de hacer esto a través del lenguaje en el futuro, cuando un auténtico lenguaje internacional se consolide). Por otra parte, muchos de esos países ya tienen de todas formas algunos requerimientos de idioma extranjero. La elección de un idioma universal sólo alteraría el énfasis con que se enseñe el lenguaje (dando tiempo de implementación para muchos posibles educadores para ajustar la elección de sus carreras al estudio de un lenguaje universal).

Programas bilingües (para inmigrantes y minorías lingüísticas) en dichos países también podrían ser temporalmente gravados por aquella decisión de lenguaje universal antes de que niños inmigrantes vengan con un conocimiento listo del lenguaje universal y antes de que profesores en los programas principales puedan volverse lo suficientemente competentes en educar alumnos en el lenguaje universal; programas bilingües necesitarían tener la responsabilidad extra de enseñar separadamente a los niños inmigrantes el lenguaje universal (asumiendo que esté determinado que la instrucción en lenguaje nativo, o instrucción simplificada especializada, sería útil en aprenderlo y suficientes recursos se suministren para ello).

Sin embargo, finalmente la necesidad de encontrar profesores bilingües (en todos esos lugares y casos donde la educación bilingüe esté determinada a ayudar a los niños en su transición al lenguaje del país) se facilitaría dado que los profesores bilingües que se requerirían cuando el programa se modifique sólo serían de un solo grupo lingüístico (p.ej, profesores teniendo conocimiento del lenguaje nacional y el internacional). Los inmigrantes podrían ser instruidos como un grupo del lenguaje nativo del país, usando su talento en el lenguaje internacional según se requiera. Así todos los inmigrantes podrían finalmente ser acomodados en un programa (y sólo necesitarían tomar clases especiales separadas para aprender el lenguaje nativo del país, en lugar de en todas las asignaturas) si las otras asignaturas fueran enseñadas en el idioma universal.

Incluso si las clases principales no estuvieran listas para ser impartidas en el lenguaje universal, los niños inmigrantes encontrarían que ya vienen preparados para comunicar sus necesidades básicas, por su conocimiento previo del lenguaje universal. Como resultado ellos tampoco serían excluidos socialmente (dado que se asume que ellos han aprendido algo de este idioma universal en su propio país antes de emigrar). Por otro lado, ellos sentirían que no sólo ellos están aprendiendo el lenguaje, sino más bien todos están aprendiendo el lenguaje mundial que fue diseñado para todos. Tales beneficios harían también el trabajo de las escuelas más fácil.

A medida que el lenguaje universal sea interiorizado por los niños (y usado en la sociedad general) su conocimiento se volverá más automático, y su estudio explícito se volvería menos necesario (excepto tal vez para un poco de gramática escrita en literatura, etc), liberando así recursos para otros temas más intrínsecamente valiosos.

Sin embargo, a pesar de cualesquiera reservaciones como las descritas arriba, para que todos los países estén dispuestos a ir a la mesa de diálogo y aceptar enseñar un lenguaje internacional (al sentirlo suficientemente suyo), debemos permitir que la posibilidad para ser elegidos siga abierta a otros lenguajes diferentes (cualquiera sean las preferencias de los gobiernos individuales en aquella situación). El país tendría la oportunidad de expresar sus preferencias en aquel foro internacional en que se haga la decisión, y sus razones podrían ganar en la elección. Sin embargo, otra vez, la posibilidad de que un lenguaje diferente se escoja es una necesidad para la negociación.


La Posibilidad de que El Lenguaje Elegido no sea el que se Esperaba que fuera (ya sea para Usuarios de Lenguajes Dominantes como el Inglés, o Usuarios de un Lenguaje Inventado como el Esperanto) (ver también Objeciones y Partidarios Admitidos).

Al permitir a la comunidad representativa global seleccionar democráticamente el lenguaje universal, existe la posibilidad de que otro idioma fuera electo aparte del lenguaje dominando actualmente la escena internacional (como el Inglés). Todos aquellos viviendo donde ese lenguaje ya esté siendo enseñado (ya sea como primer o segundo lenguaje) podrían no estar inicialmente dispuestos a entregar su dominancia (y facilidad en ya tener acceso a ese lenguaje). Sin embargo, deben admitir que sólo una decisión democrática podría hacer a cualquier lenguaje universal (incluyendo el suyo propio) ser completamente consolidado universalmente. Además de que una decisión como esa no requiere que ellos necesariamente aprendan el lenguaje (si es en efecto diferente del o los lenguajes con los que son familiares), dado que la transición podría tomar lugar durante un largo periodo de tiempo (eliminando cualquier necesidad de aprender el lenguaje a las actuales generaciones).

No obstante, mientras mayor sea el retraso en enfrentar esta inevitable necesidad, más información se acumulará en aquel idioma dominante, que después tendrá que ser traducida en un potencialmente distinto lenguaje universal.

Asimismo los partidarios del Esperanto u otros lenguajes inventados podrían posiblemente ver otro idioma ser elegido en lugar de su favorecido, dado que si ellos quieren estar en la mesa, deben permitir la posibilidad de que un idioma existente sea elegido, puesto que sólo podemos operar sobre principios democráticos. Aunque podría no ser considerado ideal, cualquiera sea el lenguaje elegido finalmente (incluyendo uno existente), cada cultura podría seguir expresando sus ideas en él, dada la naturaleza flexible del lenguaje. Esos proponentes podrían ver así sus sueños realizados por la oportunidad de que esa elección pueda ser hecha y traiga consigo un idioma internacional (como también mayores posibilidades de que un lenguaje inventado sea escogido).


Dificultad en Cambiar el Lenguaje Después si la Comunidad Internacional no está Lo Suficientemente Preparada para Tomar una Decisión Ideal (véase la sección Dificultad para Cambiar el Lenguaje Después si es Necesario)

A pesar de la preocupación de que la comunidad internacional podría no estar en la mejor posición para tomar una decisión sobre un lenguaje universal (o que lo hiciera demasiado a prisa), es posible que consolidar a la comunidad mundial en un lenguaje podría hacer MÁS factible la coordinación para cambiar el lenguaje después (si esto fuera a ocurrir por algún motivo).


Exposición a Ideas Desagradables debido a un Mayor Acceso para Otros (ver sección Objeciones)

Para todos aquellos que podrían ser reacios a dar a su posteridad el impacto de las nuevas ideas a las que ellos tendrían acceso desde otros países y hablantes de lenguajes, podría señalarse que esa información inevitablemente llegaría a ellos, y podría considerarse como uno de los dolores necesarios de la llegada de la era de la humanidad. Por otra parte, con un lenguaje universal también vendría la posibilidad de influenciar lo que percibimos como tendencias negativas en cualquier otro lugar, ya que podríamos persuadir a los poseedores de tales ideas enfermas a cambiar sus propias conductas negativas (como quizás sólo tal encuentro podría hacer posible). También podríamos encontrarnos con que serán nuestras propias ideas inadaptadas las que cambiarán como resultado de tal intercambio.


Preguntas sobre la Existencia de un Lenguaje Internacional

¿No tenemos ya un Lenguaje Internacional? (Inglés)

(para todos aquellos que insisten en que el Inglés ya es un idioma universal)

El inglés en efecto ha llenado en varias formas el vacío en espera de la elección de un lenguaje oficial universal (p.ej., muchos lugares de Internet, artículos científicos, control de tráfico aéreo, etc.). Sin embargo, aunque el Inglés podría en alguna forma ser una lengua franca, obviamente no es lo suficientemente aceptado para convertirse en mandato su educación en todas las escuelas primarias de todos los países. Y como un artículo afirmaba en el Atlantic Monthly en Noviembre del 2000 (ver http://www.theatlantic.com/issues/2000/11/wallraff.htm), difícilmente se ha expandido tan amplia o profundamente como muchos podrían imaginar. Por ejemplo, aunque se usa virtualmente en cada foro internacional y regional alrededor del mundo como uno de los lenguajes oficiales, no es ni siquiera el lenguaje secundario más común, o el lenguaje con más hablantes nativos, o la suma entre hablantes nativos y secundarios, ya que el Chino (Mandarín) lidera las listas de todas esas categorías. Tampoco se ha expandido su uso a un gran número de países como un lenguaje oficial o con muchos hablantes nativos, etc. Véase la sección de Estadísticas.

Por diferentes motivos (hastío de la percepción de hegemonía actual o histórica, un lenguaje complejo con pronunciación inconsistente, afijos y raíces no-uniformes, etc.), muchas naciones podrían no estar dispuestas a aceptar el Inglés, al menos para la educación de todos sus hijos.

Es posible que algunas naciones puedan adherirse a la idea del Inglés si no lo están ya; por el argumento por ejemplo, de que su difusión actual lo lleve a sí mismo a ser la elección final, pero para que alguno de los lenguajes eche raíces—incluyendo el Inglés—asumiendo que respetamos la democracia para todos (y no vamos a ver un país de habla Inglesa conquistando físicamente el mundo y forzando a todos sus sujetos a aprender Inglés), debemos permanecer abiertos a la posibilidad de que otro lenguaje se elija. Sino, no sólo estamos siendo divisivos, sino inefectivos en ver nuestros propios sueños realizados.

Sólo después de hacer una elección universal, representativa, y democrática, tras deliberado estudio entre expertos a través de varias disciplinas, que genuinamente permita la libre elección de cualquier lenguaje, las personas y gobiernos del mundo estarán dispuestos a llevar a cabo para todos los niños en sus países el requerimiento de aprender el lenguaje secundario oficial.

Para aquellos quienes piensan que las fuerzas del mercado son suficientes para consolidar el Inglés finalmente, deberíamos considerar que cambiando los vientos económicos como también las fuerzas políticas, podríamos ver todavía otro cambio desde el Inglés a otro idioma; así como en el pasado se ha visto el cambio del Francés, o en otros países del Ruso, y más atrás en el tiempo, en el Oeste, del Árabe, Latín, etc. Las naciones más populosas y crecientes como por ejemplo China si es que no India, posiblemente podrían alterar el equilibrio en el futuro, como podrían hacerlo otros factores cambiantes políticos y económicos (y cambar otra vez posteriormente).

Sólo una acción global política puede resolver esta pregunta firmemente. Una política de lenguaje puede efectuar cambios (como se demuestra incluso al inadecuado nivel nacional*) o sino no se adoptaría (como se ha hecho en la escala nacional*).

* en Estados Unidos.

Muchos países tienen políticas de lenguaje nacional para animar la difusión de un lenguaje oficial nacional sobre determinadas condiciones de mercado, y aunque esas políticas son inadecuadas dado que sus estructuras de toma de decisiones no representan la unanimidad e interconexión de toda la humanidad (y ellos continuamente enfrentarán minorías inmigrantes no familiarizadas con el lenguaje nacional de su país), ellos sin embargo testifican la eficacia de tener algunas políticas de lenguaje—cuánto más así sería esto a un nivel global con su comprensivo alcance.

Es claro que las condiciones del momento no son adecuadas ni serán suficientes para establecer cualquier lenguaje como universal a menos que una decisión política universal sea llevada a cabo e implementada universalmente.


Si No Hay Un Lenguaje Internacional, ¿Por Qué No Existe uno Ya? (ver también ¿Por Qué no ha Trabajado la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Esto?).

¿No se Intentó ya un Lenguaje Internacional y Falló?

Para aquellos que desechan la idea de un lenguaje inventado (aunque repito, no necesariamente tiene que ser un lenguaje inventado) debido a su fracaso en establecerse adecuadamente (aunque lenguajes como el Esperanto han hecho logros significativos); la única razón por la que no se han establecido lo suficiente es porque no han sido aceptados ni respaldados por los gobiernos del mundo, quienes por una decisión global podrían asegurar a todas las personas la comerciabilidad e incluso necesidad de aprender aquel lenguaje (aunque los cambios seguramente necesitarían tomar lugar tras generaciones). Entonces todos aquellos contemplando el aprender un lenguaje inventado (si uno inventado fuera electo) por supuesto no necesitarían temer un inadecuado monto de usuarios para él.


¿Si La Idea es tan Buena, Por Qué no se ha Hecho Popular?

[Nota: en ecología, cuando hablamos de relaciones entre individuos de una población, la expresión +/+ quiere decir que ambas especies interactuando salen beneficiadas. A esto se le denomina Mutualismo]

Hay muchas potenciales situaciones +/+ en el mundo (como la paz mundial a través de la seguridad global, libre comercio, etc.) que han encontrado resistencia por varias razones, algunas de ellas imprudentes o provinciales, otras debido a las dificultades de transición, y otras debido a otros desequilibrios interconectados que primero necesitan ser compensados, pero al final, cuando los detalles son determinados junto a especialistas durante el proceso histórico en curso, los beneficios se hacen evidentes para todos.

Algunos intereses creados, como aquellos insistiendo en un lenguaje particular como la elección, podrían también estar entorpeciendo su aceptación. Es lógico, sin embargo, que si confiamos en un proceso democrático y globalmente representativo estaremos dispuestos, al menos por el momento, a sumergir nuestras preferencias por un lenguaje específico (ya sea existente o inventado), y conseguir que la idea salga a flote, esto podría asegurar bien que no nos estancaremos en debates específicos. Si mostramos preferencias al propagar la idea, esto podría minimizar la universalidad de participación que estamos buscando.

Mientras la solución propuesta de un lenguaje auxiliar internacional apela ampliamente a muchos si es que no la mayoría de aquellos que han oído de la idea y la han considerado, el concepto debe todavía ser adecuadamente difundido y debidamente considerado por las personas del mundo para que podamos, mientras se construye el momentum, a través de nuestros Parlamentos, Concilios o Congresos, insistir en la consideración de una convocación mundial para asegurar la elección de ese lenguaje.

Hemos visto el desarrollo de muchas otras instituciones globales en los tiempos recientes que no habríamos creído posibles anteriormente. Con toda la persistencia de sus abogados (y la existencia de circunstancias oportunas como las que tenemos ahora para un lenguaje auxiliar mundial), pudieron realizar su sueño. En cualquier caso, pedimos a aquellos que permanecen escépticos, que al menos pasen la idea, dado que requiere muy poco esfuerzo hacer su necesario aporte.


¿Por Qué no ha Trabajado la ONU en Esto?

La Organización de Naciones Unidas ha sido llamada a investigar esta decisión llamando a un encuentro representativo que sea realizado con expertos en lingüística, economía, medios de comunicación, educación, etc. Sin embargo, por cualesquiera razones, no ha sido llevado a cabo (aún); quizás al no percibirlo como alta prioridad o creyendo que surgirá público lo suficientemente interesado en verlo.

Esta campaña está diseñada para producir una hinchada emergente de apoyo para mostrar que esto nos importa. Una vez más, no cuesta mucho apoyar a este proyecto, si cree en él.

Otro posible foro para dicha decisión podría ser en la Unión Inter-Parlamentaria (UIP). Una organización internacional de congresos nacionales democráticos y parlamentos a través del mundo. Como ellos representan a la gente del mundo—quizás mejor que la ONU como existe en el presente—sería un foro apropiado para que sea llevado este problema. Finalmente, podríamos apelar a la UIP y/o la ONU (usando las firmas de correo electrónico enviadas aquí como también una campaña de escribir e-mails y cartas para estimular), no obstante, nuestra prioridad actual es expandir la idea entre el público.


¿Nadie lo ha Investigado?

Muchas personas lo han investigado, aunque la idea recibe relativamente poca atención, incluso o quizás especialmente de aquellos en el campo de política lingüística (lo cual claramente se requiere para tomar efecto).

Es de hecho un gran proyecto y está más allá de las capacidades de una persona conseguirlo solo. Por consiguiente, cualquiera sea la investigación hecha o por hacerse, podemos dedicar un poco de nuestro tiempo en alentar a otros a considerar la idea y discutirla con los demás, dado que necesitamos más personas para soportar la idea (como también investigarla). Una vez que la atención pública y de los medios de comunicación, y fondos vayan hacia esto, será posible más investigación. De hecho, insistir demasiado en esta investigación antes que la idea del problema y el énfasis en su importancia estén lo suficientemente difundidos entre el público y los líderes mundiales, puede incluso ser una mala asignación de (limitados) recursos. Primero tenemos que sacar la idea a flote.

No es necesario abandonar los lenguajes que necesitamos ahora o incluso tomar tiempo en aprender potenciales candidatos para un lenguaje universal como el Esperanto (aunque esto por supuesto tendría sus ventajas). Incluso si un lenguaje mundial se eligiera mañana, seguiríamos necesitando continuar por bastante con el trabajo que tenemos hoy. Pero junto a nuestras otras obligaciones presentes, no duele expandir la idea.



Previsibles Problemas y Objeciones (véase también (Potenciales) Costos).

Percepciones de Esto Como algo Utópico o Demasiado Difícil de Realizar

¿No es Esto Sólo un Sueño Utópico?


Quizás el mayor motivo de resistencia a esta idea (o a cualquier gran idea) es la falta de creencia en su posibilidad (como también de un plan de implementación creíble).

Como primer punto, la creencia auto-derrotista de que los humanos son inherentemente agresivos (y así incapaces de coordinar mutuamente acuerdos para el beneficio de todos o realizar los “utópicos” ideales de paz) es en sí misma una de las mayores barreras para la paz. Esto se aplica completamente al concepto de unificar los idiomas del mundo.

Hay muchas señales para justificar la creencia de que los tiempos están preparados para ese lenguaje y que sí es posible ahora.

Podríamos mirar a cuántas otras alianzas regionales e internacionales que parecían ser tan solo sueños se han vuelto realidad.

Por ejemplo, logros recientes como el euro en Europa; cooperación económica, política, civil regional e internacional, etc. testifican ahora más lúcidamente que nunca la posibilidad de realizar semejante mutualismo en esta época como un lenguaje universal ofrece.

La sensibilidad última del libre comercio (otra situación fundamentalmente mutualista o en suma positiva) aunque también acompañada por muchas preocupaciones legítimas que deben ser tratadas (p.ej., incrementos en la violación de los derechos humanos en el mundo, degradación ambiental, pérdida de trabajos dado que su implementación trae competición adicional, etc) debería ganar finalmente, como ya lo ha hecho en menor grado en naciones-estado y niveles anteriores de organización política. Lo mismo puede aplicarse para el libre intercambio de ideas por un lenguaje auxiliar común.

O, si un desarmamiento unilateral puediera ser organizado entre todas las naciones (con monitoreo internacional y fuertes medidas punitivas contra transgresores), todos se beneficiarían con los recursos de las naciones no dirigidos a una industria que en realidad no produce algo inherentemente útil para las personas. Lo mismo puede ser dicho de los beneficios que incrementarán cuando las naciones comiencen a darse cuenta que desarmando su insistencia en un lenguaje particular (o de mostrar apatía al no involucrarse en el problema) toda su gente se beneficiaría por la liberación de energías gastadas por las personas en armarse a sí mismas con conocimiento inherentemente inútil de varias gramáticas de idiomas, vocabulario múltiple para expresar el mismo concepto, etc. La redundancia será eliminada, y la gente podrá trabajar en cosas de beneficio a la humanidad.

Tales soluciones, aunque de mutuo beneficio para todos, están a menudo entre las ideas que reciben la mayor resistencia, ¡Porque se ven demasiado buenas para ser ciertas!, Pero es de hecho el caso que muchas cosas buenas son en realidad fáciles de realizar y de beneficio para todos.

La idea de aprender múltiples lenguajes muestra a veces gente hacer DEMASIADO trabajo, sin tomarse una pequeña cantidad de tiempo y energía en considerar, con pensamiento a futuro y visión, cómo resolver cosas como aquellas que podrían hacer sus vidas y las de otros más fáciles—incluso mucho, mucho más fáciles.


Aunque Suene como una Buena y Factible idea, Necesita Haber un Plan Creíble que Pueda Llevarla a Cabo—Sin Esperar lo Imposible.

Al decirle a otros la idea, el obstáculo de gente creyéndola demasiado idealista puede ser común. Esta actitud derrotista, en sí misma una barrera para la paz que ese lenguaje podría ayudar a asegurar mejor, puede ser parcialmente superada al considerar que aceptar hacer nuestro pequeño pero significativo aporte de pasar la idea a unas pocas personas, es difícilmente un sacrificio que hacer, especialmente cuando percibimos el placer de poder tomar parte en un movimiento que en efecto hace una significativa contribución histórica, al llevarnos hacia un alivio del sufrimiento enfrentado por aprendices, comunicadores, e instituciones a través del mundo, al hacer posible la aceptación y subsiguiente diseminación de aquel lenguaje. Podemos continuar aprendiendo o enseñando el(los) lenguaje(s) elegido(s) del mercado, mientras buscamos dar pequeños pasos para ahorrar a futuras generaciones el gran problema de necesitar aprender demasiados lenguajes o aprenderlos demasiado tarde cuando ya su principal etapa de aprendizaje lingüístico ha pasado.

A diferencia de algunos Esperantistas que animan a otros a aprender su lenguaje inventado, sólo pedimos a los individuos pasar la IDEA de elegir un lenguaje universal, ya sea uno existente o uno inventado (y finalmente llevar nuestra visión de la necesidad de una elección a nuestros líderes mundiales). Incidentemente, esto no es en absoluto desacreditar el gran trabajo hecho por Esperantistas y similares, en que ellos han desarrollado un viable, culturalmente neutral y relativamente simple lenguaje inventado, como un posible medio de comunicación mundial y han ganado valiosa experiencia en su desarrollo por el bien de la comunidad mundial. Y de hecho su lenguaje podría elegirse (o una variación de él). Pero es la creencia de esta campaña, que debemos apelar a las masas de la humanidad que podrían estar dispuestas a adherirse a la idea de un lenguaje universal, pero carecen del tiempo o paciencia para aprender un idioma; particularmente cuando ellos no tienen la garantía de que se volverá aceptado por una audiencia mayor.

El sacrificio envuelto en este proyecto es mínimo—tanto para aquellos pasando la idea, como para los que finalmente adopten este lenguaje. Al contrario, creemos que esta es una solución que a diferencia de muchas otras ideas de reforma, no requiere grandes fondos para llevarse a cabo, etc., sino al contrario debería liberar muchos recursos a través de TODO el mundo. Es esta una idea a la que usted debiera encontrar muy pocas objeciones debido a que realmente no es un asunto parcial—particularmente cuando nuestros receptores comprendan completamente lo que la idea es.

Ya que varios aceptarían rápidamente esta idea en un principio, ¿Por qué no enlistarlos para ayudarnos a difundir la idea y hacer su parte pasándola a unos pocos otros?, Incluso si ellos piensan que la idea es desesperanzadamente utópica, no duele hacer un mínimo esfuerzo para decirle a una o varias personas acerca de ella, considerando que ellos podrían legítimamente mirar atrás con sus nietos y considerarse a sí mismos haber sido sin embargo humildes agentes de un cambio en un gran proceso mundial de múltiples beneficios para todos.

Tantos de nosotros conocemos grandes logros del pasado, y nos decimos a nosotros mismos cuánto habríamos deseado tener la oportunidad tomar parte en algo tan justo, tan lejano en el tiempo… ¡Aquí está esa oportunidad!, Y no necesariamente involucra grandes cantidades de su tiempo (aunque un mayor compromiso podría ayudar a futuro).

Esto no es una exageración… es la verdad del asunto. ¿Cómo podemos permitirnos no intentar este pequeño sacrificio por el bien de toda la humanidad?


¿No Es Demasiado Esperar que la Gente Aprenda un Nuevo Lenguaje?

El punto aquí es que NO estamos esperando que la gente aprenda un nuevo lenguaje ahora. Lo que pedimos a la gente es pasar la idea de que este lenguaje sea elegido a través de un proceso político global.

Una vez que los gobiernos acepten un lenguaje, entonces comenzarán a enseñarlo a los niños en las escuelas (y quizás otros también se interesarían en estudiarlo, dado que estaría claro que el lenguaje universal sería importante de aprender, puesto que fue aceptado y en efecto va a ser enseñado en todas las escuelas).

No es mucho pedir que la gente pase la idea a unos pocos otros y/o les escriba a sus representantes electos.


¿No Necesitaría un Lenguaje Primero Ser o Volverse Dominante Para Ser Hecho Oficial?

Una comisión mundial podría de hecho tomar en cuenta la expansión existente de un lenguaje para estar en su favor. En ese caso, el resultado de la decisión mundial sería la consolidación de esta realidad. Si, no obstante, la comunidad mundial crea suficiente voluntad sobre este asunto y/o considera la elección de un lenguaje existente inherentemente limitante o la aceptación de uno imposible, seguramente podría inventarse un lenguaje y después consolidarlo. Si otros resultados políticos que dependen de la necesidad (la que ya existe en este caso) y no dependen de condiciones universales favoreciendo su adopción (p.ej., leyes anti-segregación en EE.UU.) pueden ser exitosamente realizados, ¿Por qué tendríamos que ver las políticas de lenguaje como dependientes de los lenguajes ya existentes?. El éxito del Hebreo en ser resucitado para su uso en Israel debería proveer un buen ejemplo de que si hay una voluntad, hay un camino. Necesitamos crear entre las personas del mundo la noción de que somos ciudadanos del mundo y que este lenguaje auxiliar universal es una solución viable y necesaria. Otra vez, la elección no necesita ser un lenguaje inventado si la aceptación fuera hecha en su lugar sobre un lenguaje existente; pero la posibilidad de tal elección podría ayudar a llevar a ALGUNOS idiomas a ser elegidos.



Todo Gran Cambio Ocurre Basado en una Necesidad; Y Este, ¿No Tendría Éxito Sólo Cuando la Gente Llegue al Punto de Querer Resolver su Problema por su Propia Iniciativa?

Bien, primero que nada, muchos HAN llegado al punto de querer resolver el problema. Eso no significa que no implique trabajo. Este es el caso de cualquier decisión política. No se puede esperar a que cada individuo singular considere esto una necesidad para que apoye.

También, justo como esperamos que nuestros hijos no crezcan antes que podamos enseñarles habilidades que necesitan en la vida y el trabajo, justo como los médicos no esperan hasta que el paciente esté a punto de morir para darle medicamentos (ni los pacientes razonables esperan por esta condición), etc., podemos a través de la ley, educación, etc. hacer esfuerzos para evitar que la necesidad se vuelva demasiado grande.

Pero otra vez, ¿Cómo podemos juzgar que la necesidad no es ya lo suficientemente grande?, ¿Tenemos que esperar hasta que todos los demás digan que es una necesidad?, Pienso que la gente ya ve que esto es una necesidad; sólo que no han pensado en una solución global, o si lo han hecho, no han dado algunos pequeños pasos para llevarla a cabo. Ya está costándonos muchísimo dinero traducir y enseñar lenguajes a nativos e inmigrantes, continúa la desconfianza entre personas por no tener uno, etc. Como seres humanos tenemos la posibilidad de enmendar esto—justo como lo hacemos al sabernos enfermos—mientras aún es tiempo.

Justo como ciertos grupos tuvieron la visión para ver que proyectos regionales o internacionales como la Cumbre Mundial, La Organización de Comercio Mundial, el Euro, etc. fueron necesarios y trabajaron por su desarrollo, así también es con esta causa internacional, donde pensar globalmente puede fácilmente manifestarse en actuar localmente.

Los esfuerzos hechos por una Unión Europea, etc. comenzaron hace mucho tiempo, pero no podemos decir que esas personas hace cientos de años gastaron su tiempo, puesto que comenzaron el proceso y pusieron la idea en las mentes de la gente, y así el PROCESO pudo avanzar hasta el punto que ha llegado hoy en día.

Asimismo, la idea un lenguaje internacional ha estado con nosotros por bastante tiempo. Por ejemplo, el Dr. Zamenhof a mediados del siglo XIX avanzó la idea de un lenguaje universal—desarrollando él mismo un potencial candidato.

Pero en lugar de esperar aún más para que esto se realice, necesitamos tomar acciones para manifestarlo tan pronto sea posible.



Todos los Lenguajes se Desarrollaron Tras un Largo Periodo de Tiempo; lo Mismo Será Cierto para este Lenguaje Futuro.

Como la sección sobre la efectividad de las políticas de lenguaje argumenta, las políticas de lenguaje PUEDEN efectuar cambios en la conducta idiomática localizando los recursos necesarios para instrucción. Obviamente los niños SON formados por lo que aprenden en clases. Ellos en efecto podrían tomar dicho idioma si los gobiernos aceptan enseñarlo en las escuelas. Y finalmente, como con la evolución de idiomas nacionales siendo instituido a través de políticas de lenguaje, su uso podría difundirse lo suficiente para un amplio uso en la sociedad. No necesitamos esperar por siempre para que esto suceda.

Ante las dudas de que un lenguaje inventado con una historia relativamente corta como el Esperanto podría alguna vez expresar adecuadamente el pensamiento humano o establecerse, lo siguiente provee algunas respuestas a esta preocupación (desde un punto de vista Esperantista) que explica como el Esperanto, un lenguaje inventado, ya dentro de sólo unos cien años ha demostrado su habilidad (como todos los lenguajes humanos que hemos tenido la oportunidad de madurar al cabo de múltiples generaciones) para expresar todo pensamiento humano.

http://www.esperanto.net/veb/faq-9.html
http://ttt.esperanto.org/us/USEJ/world/kontraux.html
http://infoweb.magi.com/~mfettes/psyres.html

(Otra vez, nuestra campaña no aprueba un lenguaje específico o tipo de lenguaje, creemos que todas las opciones deben permanecer abiertas—de esta manera también animamos a expandir la idea de la posibilidad de un lenguaje inventado, dado que varios no son familiares con esta posibilidad. Sin embargo, no estamos comprometidos con este punto y creemos que la opción para un lenguaje existente también debiera existir: si uno puede ser convenido por los líderes representativos mundiales).



¿No Son las Políticas de Lenguaje Inefectivas en Cambiar el Comportamiento Idiomático?

No. De no ser así, ¿Por qué tantos países dedicarían tantos recursos para ello?.

Israel por ejemplo desarrolló la versión moderna del Hebreo que había estado esencialmente extinto, pero el gobierno lo resucitó en un corto periodo de tiempo.

Para tomar un ejemplo en una escala aún mayor, el gobierno Chino estableció un dialecto (o lenguaje) como su variedad oficial nacional (hablada), y aunque antiguamente personas en comunidades cercanas no podrían entender el uno al otro, a través de la implementación de instrucción en el estándar nacional, la intercomunicación se volvió más posible.

Claramente, la política influencia el comportamiento idiomático.

Por supuesto, tomará algo de tiempo a este lenguaje establecerse, pero si varios países concuerdan en él, será más fácil. Justo como los otros logros internacionales e instituciones que han sido llevados a cabo con una gran cuota de esfuerzo.

Para aquellos que dirían que los países ya mencionados compartían culturas y metas comunes, etc. y de esta manera no podría lograrse en un ambiente internacional incluso con un lenguaje auxiliar como nuestra campaña promueve (es decir, que no reemplace a las lenguas madres), debería indicarse no sólo que aquellos países que lograron este suceso en estandarización poseen sus muy propias diferentes culturas, sino también que la idea completa de un idioma universal es de hecho en lo que debemos trabajar para construir nuestra identidad colectiva como ciudadanos del mundo, con aspiraciones comunes por el bienestar de todos (incluso si esto incluye culturas muy diferentes), para confirmar este proceso hacia un idioma mundial. No obstante, una buena idea no requiere convención completa para realizarse (justo como muchos han objetado por razones políticas la existencia de las Naciones Unidas). Por otra parte, un cierto nivel de unidad de pensamiento no es solamente parte de un prerrequisito para un lenguaje auxiliar mundial (aunque no requiere completa unidad de pensamiento), pero debemos primero tener la existencia de un lenguaje mundial para traer una mayor unidad de pensamiento. Encontraremos fortalecida nuestra identidad como ciudadanos del mundo una vez que podamos compartir un idioma común, puesto que la unidad tiene menos potencial para ser construida sin un medio de comunicación común.

Pero hay mucho trabajo por hacer entre países (y seguramente aún lo habrá incluso si todos los gobiernos pudieran concordar) para concretar la voluntad política (tal como se requiere para una política nacional idiomática). Tenemos la dicha de participar en llevar a cabo este gran logro. Esa es la gloria de toda esta “lucha” (aquí como en otras áreas de la vida). El resto está en nuestras manos.



El Lenguaje Cambiaría o Tomaría Variedades Locales, Previniendo la Mutua Comprensión a Pesar de la Política de Lenguaje.

Aunque las academias lingüísticas han tenido un éxito parcial en alterar la pronunciación y la conducta escrita (p.ej., al buscar eliminar términos extranjeros que entran al lenguaje, etc.), obviamente esto ha sido posible a un grado por idiomas nacionales para mantener su coherencia a pesar de nuevas adiciones de palabras, etc. Sin embargo, es cierto que el lenguaje inevitablemente cambia, y eso es tan cierto como con idiomas nacionales. No esperamos, ni es necesario, que el idioma internacional permanezca fosilizado por siempre en una forma.

Sin embargo, con medios de comunicaciones, comunicaciones interpersonales y viajes uniendo el mundo, las primeras razones para diferencias en dialectos que lleven a lenguajes separados, ya no son tan aplicables hoy en día. Por supuesto, nuevas palabras se adherirán a medida que las condiciones y la tecnología cambien, pero esto es tan cierto para idiomas nacionales como lo será para uno internacional. Tampoco encontramos tantos ejemplos de divergencias idiomáticas en los dialectos de una nación como para que una crisis tan seria ocurra. En casos donde hay un aislamiento social o conflicto interno, esta divergencia puede ocurrir, y otras medidas pueden necesitar ser tomadas para asegurar que la divergencia del lenguaje como un síntoma de incoherencia social sea tratado, así como sus raíces.

Sin embargo, otra vez, todo inevitablemente cambia, y debemos vivir con eso.

Si un idioma inventado fuera escogido (o cualquier lenguaje con medios predecibles de adherir nuevas palabras de una manera simple), puede ser más fácil asegurar que los extranjerismos no distorsionen su simplicidad.

Justo como idiomas completos pueden ser instituidos a través de política e instrucción (ver sección de políticas de lenguaje), ciertamente, algo de esfuerzo debería ser exitoso en asegurar que algunos elementos del idioma permanecieran uniformes a través de la instrucción—asumiendo que la instrucción del idioma opera sobre principios consistentes con lenguaje hablado.

Esta es un área requiriendo estudio más profundo, pero no es un obstáculo inconmensurable, justo como el Inglés ha evolucionado en diferentes variedades como un lenguaje internacional, no necesariamente ha llegado a la mutua incomprensibilidad—especialmente si los medios de comunicación e instrucción trabajan por la estandarización (así como idiomas completos como el Hebreo pueden haberlo requerido durante su institución).



Imposibilidad Percibida en Llegar a un Acuerdo e Implementar una Política Global de Lenguaje (Dados Conflictos de Grupos Atrincherados)

Algunos podrían expresar su creencia de esta manera: "Uno no puede separar la discusión de un idioma universal de los asuntos políticos y raciales. La unidad de la humanidad es un prerrequisito para un lenguaje universal (y no de otra manera)."

A un cierto nivel, la paz y la unidad serán de hecho precondiciones para un lenguaje auxiliar universal (aunque una vez que haya suficiente momentum para esto, la elección de un idioma universal también consolidará la paz y la unidad).

Pero una mirada a la historia debería demostrar que una unidad incompleta podría solidificarse más con la adopción de una lengua franca (y no requiere apoyo uniforme antes de implementarse).

Si no tenemos fe o esperanza de que esto realmente pueda superarse, o si esperamos dar pasos para formar suficientes asociaciones globales con aquellos de pensamiento semejante para frenar aquel admitido egoísmo inevitablemente permanente de ciertos individuos, nunca conseguiremos hacer algo.

Basta que la concordancia sobre un lenguaje mundial (como el libre comercio, el euro, etc.) sea la primera prioridad de un número de personas suficiente; y como podemos ver, así como el libre comercio, será posible sin la completa unidad entre seres humanos (aunque fue una precondición a cierto nivel). Y también como con el libre comercio, para aquellas profesiones que pueden ser afectadas negativamente, podría necesitarse proveer compensación y asistencia a aquellos necesitando transferencia de trabajo—aunque otra vez, con la elección de un lenguaje universal, el cambio podría no ser inmediato, puesto que los niños necesitarían aprender el lenguaje primero, los estudiantes universitarios entrantes estarían concientes de una caída anticipada en el estudio de otras lenguas francas, etc.

No obstante lo lejana que pueda ser, la elección de un lenguaje universal (ya sea como un idioma auxiliar o normal) inequívocamente fomentará la unidad de la humanidad, y expandir la idea no sólo ayudará con esto, sino también fomentará la visión de un momentum para la unidad política y racial para la que, en cierta forma, es una precondición de su aceptación final.

Uno debería reconocer que parte de esta anticipada madurez de la humanidad se creará cuando comencemos a reconocer nuestro propio rol base en tener el poder para llevarla a cabo. Esperar eternamente hasta que la magia de la unidad de la humanidad funcione (tanto si este fatalismo es basado secular y/o religiosamente) es una gran tragedia. Como dijo el Dr. Martin Lither King Jr. sobre la actitud fatalista que planteaba que el tiempo automáticamente resolvería los males de los seres humanos: “Tendremos que arrepentirnos en esta generación no sólo de las odiosas palabras y acciones de las malas personas sino también del horrible silencio de las buenas” (Carta desde la Prisión de Birmingham). Y aunque esta lucha puede no evocar el mismo sentido de urgencia y llamado a la justicia que la opresión de personas en constante sufrimiento, sus potenciales beneficios para personas de todo el mundo—incluyendo especialmente a los pobres—y su traída de una posibilidad para mayor entendimiento entre las diferentes razas y personas esparcidas en él, no pueden ser desatendidos por cualquier persona conciente.

No podemos simplemente cruzarnos de brazos indefinidamente para esperar que todos los conflictos raciales y políticos desaparezcan hasta que el mundo esté preparado para un idioma mundial. Ningún movimiento grande y exitoso ha tomado una posición tan derrotista. Además, expandir la idea del lenguaje mundial, puede fomentar un espíritu de igualdad política y racial, al afirmar a los otros nuestra convicción de que tales políticas mundiales sobre el lenguaje deben ser democráticas (p.ej., la elección del lenguaje podría ser aceptada por representativos no sólo de nuestro propio país o países de nuestro grupo idiomático), incluso cuando argumentamos que dicha decisión podría incluir un lenguaje existente como el Inglés y que cualquiera sea la decisión, esto también beneficiará no sólo a países actualmente resistiendo la implementación de la lengua dominante del momento (Inglés), sino también a aquellos países anglohablantes que enfrentan costos de traducción, inmigración, etc.; esto sería cierto cualquiera sea la elección final.

Lo menos que los no convencidos pueden hacer, es admitir que hacer el pequeño esfuerzo de mover un dedo y pasar la idea a al menos una persona o preferiblemente a algunos otros, es difícilmente un sacrificio que hacer a favor de establecer la utopía usualmente anhelada por poetas y soñadores de épocas pasadas.


¿No Necesita Este Ser un Cambio Desde la Base? (p.ej., Pensar Globalmente pero Actuar Localmente)

Sí, pero debemos dar apoyo al movimiento que ya existe—como buscamos hacerlo en esta campaña. No todas las soluciones a problemas pueden ser a nivel de base (aunque los esfuerzos seguramente deben comenzar allí o ser confirmados allí), como la aceptación de la necesidad de instituciones nacionales, regionales e internacionales lo demuestra.

Como todas las ideas por el mejoramiento de la raza humana, el apoyo a un lenguaje internacional no sólo debe ser tan desde la base como sea posible, sino también con una visión a un nivel tan profundo, comprometido y espiritual (y también legal) como sea posible. Esto incluye reconocer que esta visión no sólo está atada a fomentar una más eficiente integración económica, política y técnica del planeta, sino también y como resultado permitir la integración espiritual de la familia humana en una comunidad de preocupaciones e intereses comunes (que no es decir que un idioma común sea suficiente para la paz, como varios ejemplos negativos de aquellos compartiendo uno lo muestran—pero eso ayudará a evitar la confusión innecesaria, deliberadas malinterpretaciones por intermediarios, etc.).

Esta visión y extenso apoyo es necesario en el caso de un idioma no sólo para permitir que sea efectuado en la ley, y no sólo incluso para ser efectiva y debidamente implementado por sus ejecutores (a través de profesores, administradores, personal, etc.), sino también, como estudios lingüísticos parecen confirmar, para que el idioma sea fácilmente adquirido por sus aprendices (niños y otros) quienes necesitan identificarse con la cultura (en este caso una cultura mundial) asociada con el lenguaje en cuestión, para evitar resistencia al aprendizaje y/o excesiva creación de divergencia lingüística.

(Por supuesto algo de divergencia no sólo podría verse como inevitable sino también deseable para que el lenguaje elegido continúe evolucionando, incorporando tantas características e ideas codificadas en los idiomas nativos de sus aprendices como sea posible, ya sea el elegido uno existente o inventado. Esto incluiría en un lenguaje inventado —que habría buscado en su etapa de diseño crear tantas representaciones como pudiera antes de ser potencialmente aceptado por la comunidad del mundo entero— la etapa posterior, la cual sería necesario alcanzar para asegurar completamente que el lenguaje inventado pueda de hecho volverse representativo y cómodo para las necesidades de expresión y deseos de todos sus usuarios.).


¿Un Acuerdo Como Este No Sería Posible Sólo con un Apoyo Universal de la Gente del Mundo?

No, no exactamente.

Aunque ciertamente debemos crear momentum y opinión pública—como busca este proyecto—es lógico que no podemos esperar a que a cada ser humano sobre la tierra consienta en abrazar un lenguaje mundial (especialmente mientras existan malentendidos debido a la falta de comunicación), ni es necesaria tan imposible utopía para que un lenguaje sea elegido e implementado por los gobiernos del mundo.

La permanente necesidad de gobierno y leyes cumplibles son una señal de que no se puede esperar que todos los seres humanos se vuelvan perfectos y siempre unánimemente unidos (aunque los gobiernos deben confiar de hecho en que hay suficiente respaldo público para sus políticas).

Cada individuo puede no estar dispuesto a aceptar la idea y/o hacer los sacrificios él mismo (especialmente en ausencia de una política oficial de los gobiernos del mundo). Sin embargo, el llamado que nosotros hacemos, es a tener primero a los gobiernos trabajando en preparar futuras generaciones para este idioma (en lugar de imponerlo a los adultos de hoy), siendo los niños no sólo más capaces de aprender dicho lenguaje adicional, sino también de hacerlo más fácilmente y sin quejarse de ser obligados a hacerlo (si los miembros de la comunidad, incluyendo tanto como sea posible a los mismos niños, respaldan esto).

En adición, cada individuo no es necesario para este trabajo, ni siquiera cada gobierno tendría que adherirse a esto (aunque es muy necesario que la conferencia responsable de esta decisión sea tan representativa como sea posible, no sólo decir naciones de Occidente, sino incluir tantos países como sea posible, para que esta decisión sea significativa y aceptable para la gente del mundo).

También, como se indicó en la sección sobre que la unidad completa no es necesaria como una precondición para la aceptación de un idioma universal, hay en efecto una necesidad de crear apoyo a la idea entre las masas, no sólo para engrosar los representantes políticos del mundo hacia una decisión de establecer dicho lenguaje, sino también para el éxito en la implementación de tan trascendental decisión (ver esa sección para más información).


¿Cómo Pueden Aquellos en Extrema Pobreza Obtener Acceso a un Lenguaje Estándar Mundial?

Así como aquellos en extrema pobreza no tienen los recursos para adquirir un lenguaje estándar mundial, por supuesto puede que esto sea también válido para regiones muy pobres (y con un poco de suerte pueden ponerse recursos para su instrucción, como lo hicieron las instituciones Bretton Woods por la Europa y Japón post-Segunda Guerra Mundial—pues esas inversiones en nuestros compañeros ciudadanos del mundo terminaron beneficiando a todos). Por supuesto, puede incluso no estar disponible instrucción en el lenguaje nacional para esos individuos. (Idealmente a las niñas se les dará mayor prioridad en el caso que existan recursos limitados, puesto que ellas también se volverán las primeras educadoras de los niños, asegurando mejor así, que su conocimiento será transmitido a futuras generaciones).

Sin embargo, el hecho de que no todos puedan recibir dicha educación no significa que no valdría la pena para algunos en dichas comunidades recibirla. Muchos pobres tienen beneficios inmediatos con el acceso a un lenguaje estándar mundial, pues esas habilidades son bienvenidas en compañías envueltas en el comercio, etc. Los estudiantes con mención en inglés en China, por ejemplo, a menudo vienen de las áreas rurales pobres a aprender inglés para finalmente enviar el dinero de regreso a la comunidad o ellos mismos volver y mejorar las condiciones de sus villas que eran bastante pobres (usando el dinero que ganan a través de su uso del Inglés). Esos estudiantes con frecuencia vienen a estudiar con el sacrificio de muchos parientes.

Dada la falta de una política global uniforme sobre el lenguaje (China antiguamente enseñó ruso, por ejemplo), vemos como adultos trabajando no sólo deben luchar para aprender inglés en esos países después de que su edad de aprendizaje lingüístico ha pasado, sino también son incluso forzados a aprender diferentes lenguajes (como Alemán o Japonés) para tomar ventaja de oportunidades que se les presenten en el camino. ¡Qué desperdicio de ya limitados recursos!.

Ni hablar del efecto en países que ya tienen acceso a un lenguaje parcialmente internacional—aunque no esté confirmado por un consenso político internacional—como el inglés. Por ejemplo, en Estados Unidos, los niños inmigrantes, quizás viniendo de familias pobres (especialmente desde que la educación es ofrecida a todos, incluyendo a aquellos cuyos padres han llegado ilegalmente) por venir de países que no instruyen en inglés (y/o porque Estados Unidos no instruye a sus ciudadanos en el idioma de los inmigrantes), enfrentan dificultades para aprender un lenguaje donde los recursos son difusos, debido a que no hay suficientes otros niños de la misma edad y lenguaje en cada escuela para proporcionales educación bilingüe (p.ej., los profesores pueden tener hablantes Árabes, Polacos, Coreanos, Serbios, Malayos, etc. de tres cursos en una clase por quizás varias horas al día—una situación instructiva no-ideal, por maravillosa que pueda ser la diversidad). Ellos no sólo enfrentan instrucción inadecuada para sus necesidades, sino también tensión en su integración social (lo que tiene un efecto negativo en el aprendizaje) pues ellos sólo son enseñados junto a los cursos principales por una parte del día, y esto para el estrés de los profesores principales (e incluso los alumnos principales) que tienen que acomodar sus muy diferentes niveles de entendimiento y probablemente también sacrificar educación de calidad para los estudiantes principales como resultado. Si hubiera un lenguaje mundial, este dilema se evitaría.



¿Serían Infructuosos Nuestros Esfuerzos si un Acuerdo no Fuera Hecho Inmediatamente?

Esta campaña se presta a sí misma no sólo para construir la voluntad de esta final e inevitable decisión, sino también, enfatizando la naturaleza democrática de la decisión, ayuda a crear unidad entre las diversas personas ocupadas e interactuando entre sí en expandir la idea.

Como todos usamos un lenguaje y podemos reconocer los beneficios de ese idioma, presentar la idea a otros es particularmente una bonita forma de hacer nuevos amigos (especialmente de diferentes contextos) y de no ser así, presentar nuestros otros valores para una ciudadanía mundial (la necesidad de una moneda mundial, un sistema de medición estándar, gobierno mundial, etc).

Necesitamos no temer que nuestros esfuerzos sean en vano. No obstante, es incluso imaginable que las siguientes generaciones de la humanidad se aventuren en el espacio y más allá sin tener un medio de comunicación común para los habitantes de su planeta. Y mientras las naciones se debaten dividiendo el espacio junto a sus limitados conceptos de fronteras nacionales, no deberíamos dar por hecho que la humanidad vaya a ser lo suficientemente sabia para no llevar sus divisiones lingüísticas también al espacio (como ya ha ocurrido antes). A pesar de eso, aunque es con seguridad inevitable que finalmente se logre la unificación idiomática, debemos dar los pasos para asegurar que esto ocurra tan rápido como sea posible. Y otra vez, se requiere muy poco esfuerzo para difundir la idea a unos cuantos.


Hasta aquí llega la primera versión de la traducción de las Frequently Asked Questions (FAQ) originales del sitio onetongue.com o www.onetongue.org, ha sido un gran honor y agrado para mí poder traducir esto para ustedes. Como ya dije, cuanto antes pueda terminaré de traducir este documento y todo el sitio al español. Para contactarse conmigo, por favor envíe un mensaje a través de nuestro formulario de contacto, y diríjalo a Soulice Pentalis Orión.

Muchas Gracias por leer.